Buscar este blog

MÁSTER UNIVERSITARIO EDUCAR EN LA DIVERSIDAD, por Olga M. Alegre de la Rosa

Máster internacional de diversidad educativa e inclusión social Promesas rectorales P or los campus de las universidades públi...

domingo, 1 de marzo de 2020



Máster internacional de diversidad educativa e inclusión social


Promesas rectorales

Por los campus de las universidades públicas en periodos electorales, los candidatos rectorales cantaban promesas sobre cambios de infraestructuras de facultades, institutos de investigación y centros de transferencia tecnológica. Se olvidaban de las estrecheces e inflexibilidades impuestas a los planes de estudio, que eran muros de pizarra, mientras crecían socialmente las conexiones de fibra óptica en los servidores empresariales. Parecía que los programas de referencia para absorber conocimientos de distintas fuentes sobrepasaban los límites de los cursos establecidos en las instituciones de educación superior.

Aprendizaje en línea

Los modelos activos de aprendizaje en línea transmitían datos informativos sin que hubiera interferencias electromagnéticas en la comunicación aumentando la cooperación, el desarrollo cognoscitivo, el respeto, la responsabilidad individual y la participación activa de los usuarios. Las nuevas conexiones de fibra transmitían la luz del conocimiento entre dos puntos distantes a una velocidad inconmensurable. Mientras, los cuadros docentes y los estudiantes rebatían la comunicación recluida en espacios cerrados de aulas y tiempos marcados por la sincronía de horarios concebidos a la luz de las organizaciones.

Rutas formativas

Las rutas formativas de las titulaciones, señaladas por balizas de módulos, ofertaban contenidos de aprendizaje desconociendo tasas de éxito validadas en estudios longitudinales. La armonización de los diplomas entre los campus universitarios dentro y fuera de las fronteras de un país chirriaba en las rutas formativas, porque se habían olvidado las titulaciones de algunos postulados de Bolonia. Mientras tanto, los profesores noveles y experimentados narraban cuanto veían en sus clases y los formadores de profesores confiaban en que los cambios se produjeran a lo largo de la vida académica de un docente. Simultáneamente, unos y otros envejecían y se distanciaban de las innovaciones de la era digital.

Plantillas docentes

El rejuvenecimiento de las plantillas de profesores era acuciante para conectar con estudiantes procedentes de entornos sociales cada vez más diferenciados. En efecto, algunas universidades denunciaban la existencia de plantillas de catedráticos de una media de edad cercana a los 60 años, que aparentemente restaba su capacidad de liderazgo en los más jóvenes limitando su satisfacción. Discurrían por las instituciones como nublados cargados de lluvia de ideas, listos para trasponer el desinterés que se cernía sobre aquellas titulaciones que se iban agostando por falta de demanda estudiantil.

Plataformas de teleformación

En la voz de multitud de jóvenes se hablaba de plataformas de teleformación de manera resonante. Como un manantial, las plataformas escondían todas las funcionalidades tecnológicas para nutrir el páramo de necesidades científicas, sociales y empresariales. Integraban cualquier contenido de las ciencias biomédicas, inteligencia artificial, robótica..., antaño en papel y ahora en internet, que aumentaba con la red de 5G multiplicando la densidad de la red en la transmisión y procesamiento de los datos, incluidos videos en vivo en 4k. Por encima de las plataformas se sugerían orientaciones didácticas para que el aprendizaje a distancia no fuera una pendiente pelada con fraudes epistemológicos y pedrizas tecnológicas. Era importante que donde nacían los ríos de conocimiento, los formadores supieran sortear los aludes para que llegaran remansadas las ideas a los estudiantes. Por eso era importante el sistema de información, la viabilidad de la navegación del sistema electrónico, el sistema de aprendizaje, el diseño visual, la evaluación instructiva y el sistema de interacción.

Recursos educativos abiertos

No se podían olvidar los recursos educativos abiertos en el mundo digital de cualquier grado. Donde terminaban los grados levantaba el testuz los postgrados que apostaban por la conectividad, las descargas de videos de modelos docentes impartiendo clases magistrales en alta definición almacenados en la nube sin que existiera latencia en la velocidad de transmisión. Las aulas de los másteres serían los nuevos mascarones de las titulaciones con tecnologías de realidad aumentada (RA), inteligencia artificial (IA) y realidad virtual (RV). Unas especializaciones de materias que representaban un escalón superior mirando al mediodía del empleo. Por cada dos másteres se ofrecían cinco titulaciones de grado hacia 2015-2016 a nivel mundial. Unas distinciones de conocimientos que se posaban recelosas en el ámbito internacional.

Internacionalización de másteres

Las futuras autoridades académicas miraban la internacionalización con ojos soñolientos. La participación de varios países en la misma titulación estaba en ciernes: era un concepto que miraba a un mediodía desconocido. No se había practicado fuerte y suficientemente el compromiso mutuo entre países. Tampoco la identificación de prioridades y estrategias. Ni quiera el reconocimiento de títulos o premios. Los nombres de los másteres internacionales estaban escritos en la solana de la montaña burocrática, pero se desconocían los acuerdos supranacionales y los principios europeos que se inscribían en la umbría de la misma montaña. Uno de los principios umbrosos era el desarrollo compartido de módulos para los másteres, porque allí se perdían los estudiantes si no tenían apoyos en la lengua vernácula. Otro era la financiación compartida por campus con distintos presupuestos, con precios netos que subían en las instituciones de educación superior.

Módulos de aprendizaje

Los módulos de aprendizaje basados en problemas no podían cortar la montaña del conocimiento a golpes de sierra. Debían extenderse ondulantes superando obstáculos y dificultades, evitando las desigualdades entre los beneficiarios. Los másteres internacionales encendían las luces de las instituciones superiores, inmensas, complejas y aparentemente cercanas por las plataformas tecnológicas como diciendo: “Aquí están las alertas del cambio”, abiertas al acceso de todos los estudiantes para evitar castas de alumnos económicamente solventes.

Evaluación

En todos los proyectos de másteres se oían los silbos y las campanillas de evaluación. Las tasas de éxito en los conocimientos, la satisfacción de los participantes, las actitudes hacia los ambientes de aprendizaje caminaban simultáneamente a la impartición de los programas. La usabilidad como la evaluabilidad de los másteres caminaban medrosas por los procesos formativos temiendo que las curvas de aprendizaje y de opinión de los estudiantes se echaran encima de los postgrados y aplastaran sus innovaciones.

Aseguramiento de la calidad

Detrás de un máster internacional de un sistema educativo moderno intervenía el aseguramiento de la calidad, el acuerdo y la responsabilidad social corporativa del socio nacional e internacional, la estrategia de explotación de resultados y la filantropía social. En definitiva, un análisis de la economía del conocimiento de las organizaciones de educación superior para inculcar conductas prosociales y ocupacionales en los beneficiarios. Otro análisis de los másteres aludía a la preparación de competencias profesionales para responsables que fueran a trabajar en comunidades escolares inclusivas y sostenibles. Sin menoscabo de otras, la plataforma de aprendizaje de código abierto Moodle era una opción flexible en el proceso de construcción de módulos y en el control de la implicación y rendimiento del aprendizaje de estudiantes.

Una iniciativa plausible

El proyecto Medusa dirigido por la Universidad de La Laguna en colaboración con la Universidad Lucian Blaga (Sibiu, Rumania), la Universidad Telemática Internacional Uninettuno (Italia), la Universidad Lodzki (Polonia) y el EVM Project Management Experts, SL (España) tiene como metas crear capacidad, establecer aprendizajes flexibles y actividades de movilidad para el diseño de un máster internacional sobre Diversity and Social Inclusion Education.